Brillo, Mate o Satinado: ¿Cuál elijo?

0
5364
Brillo, Mate o Satinado: ¿Cuál elijo?

Es habitual, que en el momento que ya tienes elegido el color y el tipo de esmalte, barniz o pintura a utilizar se te presente cierto grado de incertidumbre ante la eterna pregunta de cuál es el acabado más idóneo para la aplicación que vas a realizar. Aunque muchas veces se pasa por alto, la correcta elección del acabado final te garantizará un excelente resultado y en muchas ocasiones determinará la durabilidad de la superficie a pintar. Es más, en la mayoría de los casos dicha elección dependerá en gran medida de donde se encuentre. Si va estar en un interior, en exterior, etc.

Con el fin de que esta decisión sea más fácil a continuación te explicamos la diferencia entre los distintos acabados que existen:

1. BRILLANTE:

Es lo contrario al acabado mate. Dentro del amplio abanico que existe de pinturas con este acabado no todas alcanzan el mismo porcentaje de brillo. De manera general y dependiendo del tipo de pintura o barniz que se trate, así variará el grado de brillante. Como ejemplo, para hacerte una idea, los esmaltes sintéticos llegan a alcanzar hasta un máximo de 60-70% de brillo, y sin embargo los esmaltes de carrocería alcanzan del 80 al 95% de brillo.

El acabado brillante es el más usado y recomendado para el pintado en exteriores. Independientemente del tipo de pintura o barniz que vayas a usar, las características de las resinas que los componen, les confieren una alta capacidad ante la radiación y rayos ultravioleta. Además, una vez seco conseguirás una película altamente resistente a roces, arañazos y golpes.

2. SATINADO:

 

Esta entremedias del mate y el brillante. Es decir, se trata de un acabado con un poco más de brillo que el mate pero tampoco llega a ser brillante. En la práctica te puedes encontrar distintos grados de satinado pudiendo ir desde el 10% al 60% de brillo. Las pinturas o barnices con este acabado tienen unas características especiales, reuniendo una dureza similar a las pinturas de resina brillante pero con un acabado que no llega a ser tan mate.

El satinado es el más recomendado para el pintado en interiores, más concretamente en superficies donde se necesita conseguir una película de alta dureza y resistencia a roces, golpes y arañazos. Una de sus aplicaciones más habituales es en las puertas de paso de una vivienda. Con este acabado conseguirás una superficie sedosa que no te dará reflejos molestos en zonas con mucha luz como sucedería si lo aplicas con acabado brillante.

En pintado de paredes, se está hablando de pinturas plásticas satinadas. Son productos de alta gama con alta resistencia al roce y una elevada lavabilidad. Su aplicación en paredes de viviendas es muy reducida debido a que reflejan brillos al incidirle la luz. Sin embargo son muy apropiadas en paredes donde sea necesario realizar limpiezas más periódicas de la superficie. Por ejemplo clínicas dentales.

También se puede aplicar en exteriores pero no llegan a alcanzar tanta resistencia a la intemperie como las brillantes. Su aplicación más recomendable y a la vez más habitual es en superficies donde la exposición a las inclemencias no es de manera directa. Por ejemplo zonas techadas como porches, cenadores, etc.

 

3. MATE:

Es un acabado totalmente exento de brillo y es el más utilizado en el pintado de zonas interiores. Su principal característica radica en la facilidad de aplicación, y aunque no tengas experiencia en el pintado te garantiza, una vez seco, un acabado uniforme, homogéneo y sin diferencias de tonalidades en el conjunto de la superficie.

En paredes, la práctica totalidad de viviendas están decoradas con pintura plástico mate o extra mate. La diferencia entre uno y otro está en la calidad de sus resinas. Estas vienen expresadas en el número de ciclos de lavado (pasadas con un trapo húmedo) que soportan, estando entre 20 y 30.000 ciclos las mate de calidad media y 50.0000-60.0000 ciclos las mate de calidad extra.

Las resinas de los demás productos mates como esmaltes, barnices, chalk Paint , etc. aunque tienen una dureza aceptable no llegan al nivel de sus homólogos los satinados y brillantes. Sin embargo tienen la ventaja de ser altamente decorativos. Es por ello que para decoración en interiores de paredes, muebles, etc son los más recomendables.

¡¡Con estas nociones, seguro que terminarás con el mejor acabado!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here